Blogia
ubicuamente : breviario de incertidumbre

blogosfera

Eduardo Haro Tecglen

Eduardo Haro Tecglen es de esa clase de personas a las que, bien sea en acuerdo o desacuerdo con sus ideas, es imposible negar su honestidad y su sentido crítico. Siempre he pensado que su estilo, vivaz y directo, era muy apropiado para un blog. Y aquí está. Todo un placer.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

¿Taxonomizar la blogosfera?

Seth Godin ha concebido elaborar una taxonomía de la blogosfera. Las tres categorías que propone: news blogs, writer's blogs y our blogs son inútilmente difusas y vienen haciendo referencia, a mi modo de ver, a la perspectiva adoptada en el blog, respectivamente: él, yo y nosotros; pero ¿se puede hablar de 'él' o 'nosotros' sin hablar de 'yo'?

Una de las maravillas que ha generado la blogosfera es su enorme potencial para la creatividad colectiva, para generar una retroalimentación descentralizada de simples bosquejos de ideas hasta que éstas van tomando forma y creando conceptos sólidos. De hecho, aquí estoy - cara a cara con mi PC - comentando esta idea, algo que Enrique Dans ya ha hecho.

En su opinión, los taxones de Godin no son válidos ya que carecen de la claridad necesaria para que la categorización sea inequívoca y, sin duda, tiene razón. Propone, a vuelapluma, que las categorías se describan en función de la herramienta de publicación, el número o características de los autores y/o su finalidad. Sin embargo, estas propuestas y cualquier otra, adolecen de la misma incapacidad que las originales.

Aplicar con rigor los criterios taxonómicos en semejante clasificación la hace impracticable. La taxonomía se basa en describir un sistema complejo (tanto como la vida) en un estadio determinado (hoy), ni contempla la dinámica evolutiva ni toma en consideración las características variables del individuo. La simple imposibilidad de describir una estructura genealógica para clasificar a los blogs (sí, conozco BlogTree pero su estrucutra más que arborescente es reticular) y el hecho de que en la blogosfera cualquier hibridación sea factible, hacen que simplemente carezca de sentido plantearse elaborar una taxonomía.

La veloz dispersión de ideas por la blogosfera, el aburrimiento y/o la falta de criterio pueden hacer que esta propuesta (u otras semejantes) se lleven a cabo. Sin embargo, cualquier abstracción, cualquier estructura mental que creemos para organizar (conocer) aquello que nos contiene no es siempre aplicable en todos los ámbitos. Si no, creemos una taxonomía de la gente maja o de las cañas que me he tomado ayer... pues eso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres